Sabado, 24 de Febrero de 2018 08:13 am
  • Slider 0
  • Slider 1
  • Slider 2
  • Slider 3


Los Inicios:  El Venezolano de Crédito abrió sus puertas por primera vez el 4° de Junio de 1.925 en un pequeño local ubicado de Sociedad a Traposos, en el centro de Caracas, siendo pionera entre las instituciones financieras privadas de Venezuela. Las operaciones se iniciaron con un capital de Bs. 6.000.000,00 y colocaciones por Bs. 10.027.072,00.  

Para ese entonces, Caracas contaba con una población de 186.000 habitantes; el petróleo era un nuevo término dentro de la economía y el crédito, tal como es conocido hoy en día, era todo un desafío.  

Los Pioneros: Los inspiradores del proyecto fueron un grupo de jóvenes empresarios venezolanos liderados por Henrique Pérez Dupuy. Desde sus comienzos, el Venezolano de Crédito participó activamente en el desarrollo del país, extendiendo créditos a las áreas más productivas de la economía.

Los Comienzos: En los años 30, el Venezolano de Crédito financió totalmente el primer proyecto de expansión de la ciudad de Caracas; en 1.936 ofreció facilidades de crédito para las actividades de siembra de café. Durante los difíciles y críticos años que siguieron a 1.930, la fuerte presencia del Banco garantizó la continuidad de aquellas compañías que constituían una fuente importante de empleos para la economía venezolana.

Hasta 1.939, cuando apareció la Ley del Banco Central de Venezuela, el Instituto emitía su propio papel moneda.

La Expansión: En la década de los 40, el Banco extendió su apoyo financiero a las más importantes compañías de la época, entre ellas, la Compañía Anónima Nacional Teléfonos de Venezuela, la Electricidad de Caracas, grandes empresas urbanizadoras y una línea aérea local.

El crecimiento fue significativo en la década de los 50. Algunas nuevas oficinas comerciales se inauguraron en Caracas, pero otros estados del país eran atendidos a través de asociaciones con otras instituciones. Durante esos años, el Venezolano de Crédito continuó apoyando a industrias importantes de energía eléctrica, telefonía y redes de comunicación.

Cinco oficinas comerciales, conjuntamente con la sede principal en Caracas, evidenciaron la expansión del Venezolano de Crédito en los años 60. Hacia finales de esta década, el Banco poseía un capital de Bs.52.500.000,00 y reservas por Bs. 37.032.389,75.

Los Tiempos Modernos: Los años 70 estuvieron signados por el crecimiento del Venezolano de Crédito a lo largo del país y su modernización. Muchas oficinas comerciales fueron inauguradas en ciudades del interior, especialmente en aquellas en proceso de rápido desarrollo tales como Maracaibo, Valencia, Maracay y Barquisimeto. En el área tecnológica se instaló un sistema en línea para el pago de cheques en cualquier oficina del país. En este período, el Banco hizo énfasis en el apoyo al sector petrolero y creó además una unidad especializada para la atención de sus clientes corporativos. En 1975 el Venezolano de Crédito adquirió Soficrédito, sociedad financiera orientada al financiamiento a largo plazo en las áreas de vehículos y bienes raíces.                   

En la década de los 80 el Banco fundó Sogecrédito, como respuesta a las necesidades de los clientes de financiar bienes de capital a largo plazo a través de mecanismos novedosos como el arrendamiento financiero. También se continuó el proceso de modernización tanto en productos y servicios como en la apertura de nuevas oficinas comerciales. Por otra parte, en esta década el Banco fue co-fundador de la primera red de Cajeros Automáticos en Venezuela, Suiche 7B.

Líder en Administración de Valores: A comienzos de la década de los 90, el Venezolano de Crédito se convierte en el líder de los servicios especializados de valores, a través de novedosos servicios tales como Agente de Traspaso y Banco Custodio de importantes emisores locales y extranjeros de programas de ADR y ADS. También en este período, el Banco consolidó su presencia en el sector petrolero y comenzó un programa de apertura de Taquillas dentro de las más importantes empresas corporativas y petroleras. En 1996 se convirtió en la primera institución financiera venezolana con presencia en la Bolsa de Valores de Nueva York, a través de un programa de emisión de ADR's en el que The Bank of New York actuó como garante. La internacionalización se acentuó en 1998 con la apertura de la primera oficina internacional en Grand Cayman, Islas Cayman, B.W.I. También a finales de 1998 el Venezolano de Crédito participó en la fundación de la red Conexión Américas, y se convirtió en la única institución financiera venezolana en formar parte de la misma, creada para brindar servicios a clientes multinacionales a través de todo el continente.

La Fusión: En junio del año 2001, la Junta Administradora del Venezolano de Crédito decide iniciar los trámites para su conversión en Banco Universal, mediante la fusión por absorción de las empresas Soficrédito y Sogecrédito, concretándose la operación mediante la inscripción en el Registro Mercantil de toda la documentación correspondiente, el 24 de enero de 2002. Esto permitió a la Institución elevar aún más su eficiencia administrativa, optimizar sus procesos y ampliar el portafolio de productos y servicios a la clientela.

Asimismo, en la última década se ha llevado a cabo un importante proceso de apertura de oficinas comerciales en las sedes de importantes empresas corporativas y comerciales, reforzando la estrategia de atención a nóminas de importantes empresas y captación de nuevos clientes en espacios de fácil acceso.  


Tecnologías: En los últimos años el Venezolano de Crédito ha orientado su estrategia al desarrollo y promoción de servicios de acceso digital apoyados en la más alta tecnología. Es así como se ha puesto a disposición de los clientes diferentes prestaciones a través del office banking para operaciones de empresas (Venecredit Office Banking) e internet banking para personas (Venezolano Online); y avanzados servicios de banca móvil.

A la fecha el Instituto cuenta con una red de 94 oficinas comerciales, de las cuales 16 corresponden a taquillas de atención a empleados en las sedes de las más importantes empresas, y 21 se ubican en cadenas de tiendas en varias ciudades del país.